8M. Una historia de lucha y de superación.

FELICIDADES CHICAS!!!!, hoy es nuestro día.

 

Hoy es el día internacional de la mujer trabajadora, y en estas próximas líneas quiero expresar lo importante que es para mí ser mujer y lo orgullosa que estoy de ello. Además, todas tenemos que ser conscientes de que vivimos en un país que en los últimos años encabeza la lucha por la igualdad de género a nivel mundial.

En este día tan reivindicativo y tan especial, hay que volver la vista atrás para recordar a todas esas mujeres heroicas que han luchado a lo largo de los siglos por hacerse valer y reclamar sus derechos y libertades como todo ser humano, mujeres que en muchas ocasiones fueron abatidas en el altar de su propia ideología y pensamientos.

Por eso, desde esta humilde perspectiva, pero no menos importante, quiero expresar mi emoción y felicidad por saber que poco a poco nos estamos haciendo más visibles y más respetadas, aunque es cierto que aún queda mucho por conquistar, por romper el ya famoso techo de cristal, y por hacer que este siglo XXI suponga un punto de inflexión para cambiar la historia, una historia que también lleva nombre de mujer.

Como he dicho, es mucho el viaje que nos queda por recorrer, pero mucho el que llevamos recorrido. Un camino en el que no queremos estar solas, también queremos contar con ellos, con todos los hombres que luchan día a día por un mundo más igualitario, por una sociedad más justa y más tolerante en la que todas y todos tengamos cabida con las mismas oportunidades.

Desde aquí, desde este blog de Claudina Mata, condeno firmemente cualquier forma de represión y de maltrato, porque comportamientos así no conducen a ningún lado. Cada vez que se permite o se mira hacia otro lado, es matarnos a una de nosotras un poco más, es otorgar el silencio, resignarse, mostrar apoyo al indeseable maltratador.

No queremos eso, queremos erradicar la lacra del maltrato, de la supuesta inferioridad del género femenino y de los prejuicios y sinrazones de los que se nos estigmatiza simplemente por ser chicas.

Quiero que este 8 de marzo signifique justicia, igualdad, respeto, que todas seamos capaces de sacudir el mundo y que siempre estemos orgullosas de haber nacido como lo que somos, MUJERES.

No quiero terminar esta reseña sin antes recordar a todas las guerreras que han sido víctimas de maltrato, sea del tipo que sea, pero maltrato a fin de cuentas. A todas ellas, a las que ya no están y a las que afortunadamente siguen entre nosotras: mil gracias por servirnos de ejemplo con vuestra lucha, valentía y fortaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *